fbpx

¿Crees que es imposible llevar una vida saludable con tu trabajo como emprendedor digital?

Tu mente aún tiene el control sobre ti, pero no te preocupes, te vamos a enseñar cómo cambiar esto

 

NEUROCIENCIA:

El principal problema para adquirir un nuevo hábito de salud es el boicot de tu propia mente.

La mente es mediocre por naturaleza y se rige por la ley del mínimo esfuerzo. Trata de ahorrar energía, energía que necesita el cerebro para sobrevivir.

Como ese nuevo hábito le demandará energía extra, siempre te pondrá delante mil excusas que te harán pensar que ese nuevo hábito no te conviene.

Gracias a la Neurociencia te contaremos cómo funciona tu mente y te enseñaremos como ganarle la partida creando nuevos patrones neuronales que te harán incorporar tus nuevos hábitos de salud en tu vida sin abandonar a mitad de camino.

ĀYURVEDA:

Ser emprendedor implica vivir con constantes cambios emocionales, y más, si vives como un nómada digital.

La falta de rutina, de horarios, los viajes y los incendios de última hora, provocan una montaña rusa de emociones que si no sabes controlar se traducirán en estrés, ansiedad, insomnio, sobrepeso, afectando tu salud física y mental.

Por medio de la Ciencia del Āyurveda sabrás qué alimentos y qué hábitos son recomendables para ti según tus características físicas, mentales y digestivas naturales para lograr un equilibrio emocional en tu vida, tomando de una vez por todas el control de esta.

MINIMALISMO:

Otro gran problema cuando trabajas en tu propio negocio es la falta de tiempo y el exceso de información que consumes.

Las horas que pasas sentado frente a tu ordenador son eternas y los dolores de espalda y de cervicales recurrentes. Sientes tu cuerpo cada vez más acortado y dolorido.

El Minimalismo hará que por medio de microacciones puedas incorporar esos nuevos hábitos en tu vida dedicándole muy poco tiempo. Ahora moverse no será un problema, sino un momento de conexión contigo mismo para acabar con esos dolores y romper con el sedentarismo.

Lo mejor de todo es que no necesitarás un gimnasio, lo podrás hacer en cualquier momento y sin nada de material.

¿Cómo puedes empezar a transformar tu vida desde hoy mismo?

CONOCE EL MÉTODO NĀM

Ve a nuestra página del Método NĀM para saber en qué consiste y por qué transformó nuestras vidas y la de nuestros alumnos.

ACCESO LIMITADO

Después de informarte y decidir si esto es para ti, rellena el formulario de la página del Método para que podamos conocer tu caso y saber si podemos ayudarte y cuándo será la próxima edición. Al Método NĀM no se puede acceder en cualquier sino solo una sola vez al año.

TOMA ACCIÓN

Si ya has probado todo y no te ha funcionado, estás en el lugar indicado. A día de hoy, aún nos arrepentimos por no haber actuado antes dejándonos ayudar en ciertos momentos de nuestra vida. Nos hubiéramos ahorrado mucho tiempo dinero y energía, que es lo que consigues cuando tiene sun mentor.

Nuestra historia

Somos Rocío y Carlos, dos apasionados de la Neurociencia, el Āyurveda y el Minimalismo, ya que estas 3 corrientes se han convertido en nuestra filosofía de vida.

Hace  8 años decidimos empezar nuestra aventura de vida juntos para cumplir nuestro propósito y eso nos llevó a vivir en lugares como Argentina, España, México, Estado Unidos y Asia, lugares que se convirtieron en nuestro hogar y de los que nos llevamos un pedacito en el corazón.

Hemos recorrido 13 países estudiando, aprendiendo y experimentando diferentes formas de contemplar y potenciar la salud según las distintas culturas, formas de pensamiento, filosofías de vida, etc. con el fin de acercar la salud a la vida de las personas de la manera más simple y eficiente posible, y esto hace ya 18 años que empezó.

Más de 1.000 personas, entre ellas emprendedores, empresarios, deportistas, influencers, estudiantes, policías, embajadores, profesores, papás y mamás, etc.), son las que han confiado en nosotros y decidido hacer de la salud algo negociable en sus vidas, lo que nos lleva a más de 96.000 horas compartiendo salud a lo largo de nuestras vidas por diferentes países y contextos.

Y al final de este largo camino, hemos llegado a una única conclusión: “La suma de lo sencillo logra la diferencia”.

También somos Licenciados en Educación Física, Másters Universitarios en Nutrición y en Entrenamiento Personal, además de otras tantas cosas, pero la verdad, es lo que menos nos importa e identifica.

Solo para los más curiosos

Cuando Ro y yo decidimos salir de nuestra zona de confort donde vivíamos en Miami con todo lujo para iniciar otra aventura más donde nos embaucaos en un viaje sin retorno por Asia, nos encontramos con una dura realidad.

Pese a nuestra formación y experiencia previa en el ámbito de la salud, ésta se empezó a ver perjudicada.

Entre otras experiencias que vivimos en ese viaje, una de ellas fue que estuvimos un mes en la selva de Filipinas con un Maestro yogui yogui, donde no teníamos ni luz, ni agua, ni internet, ni gimnasio, ni supermercados.

Lo que la naturaleza nos ofrecía es lo que podíamos pedirle prestado para alimentarnos.

Al principio, esto hizo que tuviéramos ciertas afecciones de salud como fluctuaciones de peso, estrés, ansiedad, intoxicaciones alimenticias, insomnio, los dolores musculares y articulares, etc.

Todo fruto de ese cambio tan abrupto de alimentación, higiene, clima, hábitos y mala gestión emocional consecuencia de la tensión, el miedo, la incertidumbre y la vulnerabilidad que le generaba estar a dos urbanistas en mitad de la nada, en un lugar desconocido y rodeados de animales salvajes.

Y pese a que nos encanta la aventura y la naturaleza, esto nos estaba superando.

Como anécdotas, y para que veáis que no exageramos cuando hablamos de animales salvajes, un día amanecimos con un escorpión negro de un palmo de grande sobre nuestra cabeza enganchado en la mosquitera, otro día Ro casi aplasta una tarántula del tamaño de su mano al abrir la puerta del baño en la madrugada, el cual por cierto, estaba fuera de la casa y al aire libre.

Un ratoncito nos acompañó todas las noches durante ese merodeando entre nuestras mochilas, un lagarto tipo barano de más deán metro nos visitó dentro de la cocina mientras desayunábamos, queriéndose desayunar el también a dos cachorros de perritos que había traído el maestro a casa, una pitón de entre 3 y 4 metros le cayó sobre la cabeza a una pareja que vino de visita unos días cuando abrieron la trampilla de la parte de arriba de la cabaña.

Y la guinda del pastel, pue que a Ro le picó un escorpión en el pie el día 31 de diciembre mientras cenábamos los dos solos bajo una bombilla colgada del techo.

Por cierto, ¿os acordáis que os dijimos que no teníamos cobertura, ni internet, ni nada por el estilo no?

Pues poco pudimos hacer nada más que esperar a que no fuera grave, porque el médico más cercano estaba a 5 horas en coche, el cual no teníamos y ni por asomo a esas horas y ese día podríamos encontrar un taxi o algo parecido que nos llevara.

Como veis, tenemos para escribir un libro, pero bueno, todo esto es para ponerte en contexto ;p

En toda esta historia, fue entonces cuando tuvimos que trabajar muchos aspectos imprescindibles para la salud, tan sencillos y a la vez difíciles como la aceptación, el desapego, la observación, el silencio, la intuición, etc.

Aquietar la mente, cultivar la presencia y el silencio, como nuestro maestro nos enseñó, nos permitió detectar qué estaba sucediendo dentro de nosotros para saber qué necesitábamos cada quien en función de nuestra propias características naturales, como hace la Ciencia del Āyurveda.

Escuchar tu cuerpo, conectar con él y observar lo que la naturaleza te muestra, te permite saber qué necesitas en cada momento de manera intuitiva, por ejemplo, qué alimentos de los disponibles en cada momento son los que te apetecen más y te van a sentar mejor, si tienes sed o tienes hambre, si prefieres hacer mayor o menor número de comidas al día, si necesitas sabores dulces, ácidos o salados, etc.

Esta es la conexión que hemos perdido con el sistema de vida actual que vivimos.

Lo mismo nos ocurrió con el ejercicio. Movernos de manera consciente y practicar yoga cada día, en función de cómo nos encontrábamos (si con mas o menos energía) nos permitía saber si nuestro cuerpo necesitaba una sesión de estiramiento, de movilidad, de fuerza o cardiovascular, por ejemplo. Cosa que nunca antes nos habíamos planteado a la hora de entrenar.

Eso nos permitió encontrar ese equilibrio necesario y reconciliarnos con nosotros mismos y con nuestro cuerpo.

Tuvimos que renunciar y desapegarnos de las falsas necesidades que nos habíamos auto impuesto a lo largo de nuestra vida como deportistas, de necesitar un gimnasio para entrenar, el mejor material deportivo, suplementación como batidos de proteínas, quema grasas, estimulantes y energizantes, etc.

Nos sentimos muy liberados al saber que todo eso solo era una carga extra en nuestras vidas que habíamos creado en una sociedad consumista que nos hace creer que eso es salud.

Por último, llegó una experiencia intensiva de meditación. Pese a que ya hacía tiempo que teníamos en nuestras vidas incorporada esta práctica, esa terapia de choque no hubiera sido igual si no hubiéramos experimentado ese gran trabajo interior personal de cada uno.

Reencontrarnos con nuestra verdadera esencia, nuestras creencias limitantes, nuestros miedos y sobre todo nuestro EGO, nos enseñó a gestionar nuestras emociones y a cultivar un estado de paz interior (sáttvico), pese a que el entorno era hostil para alguien que no vivió nunca en la selva mas profunda y salvaje y pese a que pasamos de vivir en una zona de confort con todo a nuestro alcance, a una donde no había nada más que la quietud del momento presente.

Cuando nos dimos cuenta de que no necesitábamos nada para que la salud formara parte de nuestra vida, nuestra salud fue mejorando y cada día nos sentíamos mejor y mejor, únicamente aplicando todo lo anterior que te hemos contado.

El minimalismo había entrado en nuestras vidas no solo por la necesidad de meter una vida entera en una mochila, sino por descubrir que esta filosofía de vida no dejaba fuera la salud.

Fue entonces cuando decidimos que no queríamos guardarnos ese secreto y que queríamos compartirlo con el mundo. Y en mitad de todas esas aventuras y otras tantas, nació Salud Minimalista y nuestro Método NĀM, donde a través de la Neurociencia, el Āyurveda y el Minimalismo, acercamos la salud a la vida de las personas de una manera simple, natural, sostenible y realista.

Reducimos a lo esencial aquellas estrategias de alto impacto que son más eficientes para potenciar tu salud.

Diferentes países, diferentes culturas, diferentes experiencias… pero un mismo propósito.

¡Acercar la salud a la vida de las personas!

Así nace Salud Minimalista, para que otros emprendedores digitales puedan gestionar su salud de manera minimalistas por medio de la Neurociencia y Āyurveda.

FORMACIÓN ACADÉMICA

Licenciados en Educación Física

Másters Universitarios en Nutrición y Salud

Másters Universitarios en Entrenamiento Personal

Profesores de Fitness Grupal

Estudiantes de Ciencia del Āyurveda y Neurociencia