fbpx

Tortilla de patatas sana y minimalista

 

Hoy venimos con una receta minimalista de una tortillas de patata sana para aquellos que no se os de muy bien la cocina, o que simplemente queráis disfrutar de una versión mucho más sana y fácil de preparar. En este artículo te mostraremos paso a paso como hacer tu tortilla de patatas sana para deleitarte con sabores típicos de la gastronomía española y así poder sorprender a los tuyos. Además hemos grabado un vídeo para que ya no tengas excusas de poder hacer tu primera tortilla de patatas sana y minimalista.

 

Ingredientes para la tortilla de patatas sana

 

– 5 patatas medianas.

– 2 cebollas.

– 5 huevos (de preferencia Orgánicos/BIO).

– Aceite de oliva virgen extra (de preferencia Orgánico/BIO).

– Sal del Himalaya (Rosa)

– Opción vegana: harina de garbanzo en lugar de huevos.

 

Preparación de la tortilla de patatas sana. Paso 1: hervir las patatas

 

Enjuagamos las patatas para sacarle la tierra y las ponemos a hervir con piel incluida, para que luego sean más fáciles y rápidas de de pelar. Además conservaremos mejor el sabor de la patata al mantenerle la piel y no se nos desharán en la olla mientras se hierven.

El tiempo de cocción dependerá de varios factores:

  • la potencia de la vitrocerámica o del fuego que estéis usando,
  • del agua, ya que dependiendo de la dureza de esta puede demorar más o menos tiempo en hervir estas patatas con las que haremos nuestra tortilla de patatas sana.
  • también depende del tamaño de las mismas,
  • así como de si la olla está o no tapada,

 

Así que, para agilizar el proceso, no utilicen patatas demasiado grande y tapen la olla para intentar que se hiervan en 15-20 minutos. Recordar que después de esto, pasarán otra vez por el fuego, por lo que, si se quedaron un poquito duras, siempre hay una segunda oportunidad de que se ablanden tras el golpe de calor que veremos a continuación.

Preparación de la tortilla de patatas sana. Paso 2: cortar las cebollas

 

Pelamos las cebollas mientras las patatas hierven con cuidado siempre de no cortarnos. Hacemos dos cortes en los extremos de la cebolla y con ayuda del cuchillo, sacamos la primera o dos primeras capas de la cebolla.

Para que no se queden hebras o capas duras, a veces, no solo basta con sacarle la primera capa, puesto que la segunda tiene una textura todavía algo seca y dura. En ese caso es mejor sacarle una segunda capa hasta que esta luzca tierna.

Una vez peladas, cortamos cada cebolla en 4 trozos y a su vez, cada uno de estos, en láminas (juliana), no demasiado finas para que no se queme en la sartén ni demasiado gruesas para que no tarde mucho en hacerse.

 

Preparación de la tortilla de patatas sana. Paso 3: cocinar las cebollas

 

Echamos las cebollas cortadas en la sartén con un chorrito de agua para sacarle la acidez y para que se ablanden y así, no tener que utilizar tanta cantidad de aceite ni de tiempo para que se cocinen. Recordar que esta receta de tortilla de patatas sana debe evitar que, una comida deliciosa como ésta, termine siendo un horror en tu digestión por el exceso de aceite que has usado. 

Dejamos unos minutos la cebolla cocinando hasta que se evapore el agua. Para agilizar los tiempos poner el fuego fuerte y así la evaporación será más rápida.

Cuando el agua se haya evaporado, agregamos un poco de aceite de oliva. yo lo hago a ojo, porque como os he dicho, la idea de este tipo de recetas es que sean fáciles y rápidas de preparar, es decir, minimalistas, para que sean realistas. Por tanto calcular en torno a 3 cucharas soperas de aceite aproximadamente y bajar el fuego a fuego lento para que se vaya dorando la cebolla.

 

Preparación tortilla de patatas sana. Paso 4: pelar, cortar y freír las patatas

 

Mientras se cocina la cebolla, pelamos las patatas ya hervidas. En esta ocasión veréis que es muy fácil, ya que la piel sale prácticamente sola. 

Cuando las patatas ya estén peladas, las troceamos en forma de láminas. Tratamos de que no sean demasiado finas para que no se desmoronen.

Una vez listas, echamos las patatas a la sartén para que se doren junto con la cebolla.

¡Ya estamos un poquito más cerca de lograr nuestra tortilla de patatas sana y minimalista!

Como veréis, no es para nada difícil, y dentro de una receta tradicional, estamos ahorrando mucho tiempo con pequeñas acciones a la hora de los preparativos. Además, estamos haciendo que nuestras tortilla de patatas sana sea mucho menos calórica que una tortilla convencional.

 

Preparación tortilla de patatas sana. Paso 5: batir los huevos

 

Dejamos las patatas y la cebolla en la sartén y mientras tanto abrimos los huevos y los echamos en un bowl grande con una pizca de sal. Una vez más, la cantidad la dejo a vuestro criterio. Pensar que aunque la sal del Himalaya tiene buenas propiedades no se debe abusar de ella, así que calcula una cucharada de café pequeña para toda la tortilla de patatas sana,

Con los huevos en el bowl comenzamos a batir hasta que se mezcle bien las yemas con las claras.

Si quisiéramos una versión todavía más saludable, podríamos utilizar solo claras de huevo en lugar de yemas y claras. Pero eso lo dejo a la elección de cada quien. Como sabor, siempre será mejor usar las yemas, pero a nivel calórico podemos siempre es un poquito más elevado si se usan las yemas.

De todas formas, estamos hablando de comer una porción mediana por persona, por lo que no tiene que preocuparnos las caloriías, sino la calidad y la procedencia de las mismas.

Opción vegana

 

Para nuestros amigos los veganos podemos sustituir los huevos por harina de garbanzo. Mezclamos la harina de garbanzos con un poquito de agua. Las cantidades dependerán del tamaño de la tortilla de patatas sana que queráis hacer. Calcular unas 6 cucharas soperas de harina mezcladas con 1/3 de vaso de agua. Ir echando poco a poco mientras mezcláis para lograr la textura deseada.

Bate bien la mezcla hasta que se asemeje a la textura del huevo batido, un tanto gomosa o pegajosa.

 

Preparación tortilla de patatas sana. Paso 6: Mezclar la cebolla, las patatas y los huevos

 

Ahora que ya tenemos las patatas y las cebollas, doradas con ese color entre amarillo y caramelo. Juntamos en el bowl las patatas, las cebollas y los huevos y removemos bien hasta que se haga una mezcla homogénea.

 

Preparación tortilla de patatas sana. Paso 7: Cuajar la tortilla

 

Usando una sartén antiadherente, echamos una cuchara de café de aceite de oliva en la sartén y lo distribuimos bien por toda la superficie para evitar que la mezcla se pegue. Vertimos esta dentro de la sartén y movemos la sartén como se muestra en el video para que se vaya cuajando el huevo sin que se peque en el fondo.

Tras un minutillo así, tapamos la sartén para que se siga cocinando nuestra tortilla de patatas sana en su interior y cuando la mezcla esté relativamente compacta, es decir el huevo haya quedado más o menos cuajado del todo, le damos vuelta con ayuda de un plato o la tapa de la sartén como se muestra en el video para echar de nuevo la tortilla a la sartén y que se dore por el otro lado.

Recordar que podéis mirra si está echa por dentro clavándole un tenedor o cuchillo y viendo que este no salga manchado de huevo. Dependiendo de si os gusta más o menos hecha así el tiempo de cocinado. En mi caso la suelo dejar unos 3-4 minutos de un aldo y otro minuto o dos del otro lado.

 

Conclusión

 

Como os acabo de demostrar con esta receta de nuestras tortilla de patatas sana, comer rico, saludable y de una forma rápida y fácil  de preparar ya no es imposible.

Espero que te haya gustado y te sea útil el video que hemos hecho para ti, y que así puedas seguir paso a paso la elaboración de tu propia tortilla de patatas sana y minimalista.

 

P.D: Queremos  saber como te ha salido tu tortilla de patatas sana y minimalista, así que cuéntanoslo en los comentarios y mándanos una foto en nuestras redes sociales.

 

Carlos Martín-Mora

Hola Minimalista, soy Carlos. Nací en Madrid, pero me siento ciudadano del mundo porque me apasiona viajar y formar parte de la cultura del lugar donde voy. Viví en Miami con todos los lujos, pero la libertad para mí no tiene precio, así que rompí mi zona de confort y me fui a perseguir mi propósito y mis sueños. 😉