fbpx

Experimenta una navidad minimalista eliminando creencias que te limitan

 

¿Sabías que disfrutar de una navidad minimalista hará que tu salud física y mental se potencie en lugar de que se perjudique?

Se acercan estas fechas tan señaladas y una vez mas empezamos a actuar en piloto automático. Nervios, estrés, mal humor, discusiones, intoxicaciones alimenticias y por alcohol, falta de sueño, derroche de energía, de tiempo y de dinero son los protagonistas de las navidades.

Plantéate si de verdad te planteas pasar por todo esto de nuevo.

Te queremos presentar una navidad minimalista donde encontrarás las mejores soluciones y alternativas a todos los problemas anteriormente mencionados.

Durante el mes de diciembre compartiremos cada Jueves a las 8 pm (hora Madrid) una clase en directo a través de nuestra fan page de Facebook. En ellas halaremos de creencias navideñas que dañan tu mente y tu salud.

Hoy te traemos la primera de ellas, por si no pudiste estar en directo y donde hablaremos de cómo ahorrar tiempo y energía en la preparación y en la logística de tu navidad minimalista.

 

La guadaña de la navidad

 

Las urgencias e ingresos en hospitales aumentan un 25% en navidad. Los excesos en la comida y bebida en las navidades pasan factura en tu salud, causando subidas de tensión, episodios de gota, gastritis, gastroenteritis, reflujos, mal control de la diabetes, etc.

Además según el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO), en la comida de navidad o año nuevo se consumen de 2000 a 3000 Kcal. Esto es el equivalente a dos días de dieta normal, lo que ocasiona una subida de 2 kgs en el peso como consecuencia.

Realmente, esto se trata de atentar contra tu salud de manera drástica y todo es muy simple de evitar y solucionar gracias una navidad minimalista.

El objetivo de este artículo es aprender a organizar una navidad minimalista. Que puedas simplificar su planificación, para liberarte del estrés y del desgaste energético, físico y mental, que unas navidades convencionales te ocasiona.

La importancia de experimentar una navidad minimalista

 

Los seres humanos repetimos patrones sin tan siquiera preguntarnos por qué lo hacemos. No somos conscientes de ello y ese es el problema, no tener consciencia de lo que hacemos en nuestra vida.

Esto se traduce en renunciar a nuestro libre albedrío y a llevar las riendas de nuestra vida. Casi siempre, esta mala decisión termina afectando negativamente a nuestra salud en todos sus planos y hoy te vamos a contar por qué.

Nuestra labor el día de hoy es, precisamente, compartirte que hay otras formas de vivir la vida sin atentar contra tu salud. Además, obtendrás muchos beneficios de ello y también esto repercute en fechas tan señaladas como son las navidades.

Esto te hará ampliar la perspectiva de las cosas y te dará la posibilidad de elegir si quieres quedarte donde estás o prefieres cambiarlo. Si te quedas, volverás a pasar por estas situaciones navideñas que te perjudican. Si lo cambias experimentarás una forma diferente de tener una navidad minimalista.

La decisión es tuya, pero al menos nos quedamos tranquilos de habértelo compartido para que luego tú puedas decidir.

Dicen que en el mundo de la información la ignorancia es una elección

Y no te lo tomes a mal ni de forma personal, pero es cierto que antes no se tenían las herramientas tan al alcance de todos como las tenemos ahora. Por eso, ahora no hay excusas tales como: “Uy, no sabía”, “La verdad que no tenía ni idea”, “De haberlo sabido antes”…

Problemáticas actuales de la navidad

 

1.- No entender su verdadero significado

 

Las navidades son una invención por parte de la sociedad. No quiero entrar en temas de si es la religión, la sociedad consumista o la política los encargados de ello, porque ahora eso es lo de menos.

La realidad es que desde hace muchos años estas fechas tienen un significado muy grande e interesante. Este es, entre otras cosas, poder pasar más tiempo con la familia y abrir nuestro corazón para ser un poquito mejor persona siendo más solidarios.

No quiero decir con esto que solo haya que hacerlo y serlo en navidades, pero hay que ser realistas. El ser humano es muy egoísta y necesita que se lo recuerden con este tipo de cosas tangibles, como pueden ser la navidades.

El mundo está patas arriba. Imaginaros la dualidad de que por un lado en estas fechas se nos ablanda el corazón y queremos ayudar, pero por otro lado terminamos no haciendo nada y derrochando más tiempo, dinero y energía que nunca. Y no precisamente en ayudar a los demás. Ni tan siquiera nos ayudamos a nosotros mismos y te lo voy a demostrar ahora.

A pesar de que el principal significado de la navidad es el que acabo de comentar, cada vez vivimos las navidades más alejados de estos propósitos. Ese derroche de energía y de tiempo en estas fechas hace que no podamos pasar tanto tiempo con nuestros seres queridos. Y si lo hacemos, estemos ausentes porque no nos da la vida del cansancio que tenemos fruto de lo que vamos a compartir a continuación.

2.- Derrochar tiempo y energía en los preparativos al no aplicar una navidad minimalista

 

Somos especialistas en agotarnos física y mentalmente durante los preparativos de las navidades. Antes de empezarlas o de llegar a los días claves de ésta, estamos destruidos. Dos son los principales problemas:

El menú navideño

 

La comida es una de las protagonistas de las navidades. Está genial que lo sea, siempre y cuando tuviera el objetivo de reunir a la familia y amigos alrededor de una mesa para charlar y compartir con ellos. Charlar sobre cómo nos va la vida, cómo nos sentimos, cuáles son nuestros proyectos, sueños, etc. Pero creo que pocas veces esto sucede.

El principal problema de ello es la excentricidad que rodea a las comidas navideñas. Queremos compensar la ausencia familiar que hemos tenido con los nuestros todo el año agasajándolos con comidas ostentosas para decirles que seguimos estando ahí. Queremos alardear y presumir desde el ego, lo capaces que somos o lo mucho que tenemos poniendo platos y platos con alimentos y vajillas caras y con miles de adornos no vaya a ser que piensen lo contrario. Queremos cocinar cantidades industriales de alimentos para demostrar el amor que le tenemos a los nuestros, aunque luego no sepamos bien ni cuáles son son inquietudes y preocupaciones.

¿Realmente es necesario todo eso? O es que no somos conscientes ni de lo que estamos haciendo y simplemente replicamos lo que hemos visto durante tanto años.

 

Las consecuencias de un menú poco minimimalista:

 

Perder demasiado tiempo en preparar ese menú gigante con miles de platos y recetas. Tienes que cruzarte la ciudad para ir a la mejor tienda especializada en cada uno de los alimentos que vas a poner en la mesa esperando largas filas para ser atendido y conseguir el mejor género. Es tiempo que pierdes es tiempo que dejas de compartir con los tuyos.

Que todo salga perfecto implica una presión y un nivel de autoexigencia potente. Empiezas a experimentar con platos nuevos que ni tan siquiera antes habías preparado y esto te genera estrés y ansiedad lo que termina acabando con tu energía. Cuando llega el momento de compartir con tu gente y sentarte a la mesa, ya estás agotado. Por no hablar de que si eres el anfitrión, no vas a estar en ninguna conversación ya que tendrás que levantarte mil veces cada vez que quieras sacar uno de los mil platos que has preparado para dar el mejor servicio a tus comensales.

Por tanto, el objetivo de compartir no se termina cumpliendo y todo por no ser más consciente y querer experimentar una navidad minimalista.

El vestuario cuando no experimentas una navidad minimalista

 

A la hora de vestirnos o elegir nuestra ropa para cada día de estas fechas, podemos invertir demasiado tiempo y energía cuando no es necesario.

Somos capaces de probarnos 20 modelos diferentes antes de decidirnos por uno. Bien sea en nuestra casa o bien sea en la tienda donde queramos comprarnos el modelito navideño. 

Podemos recorrer tiendas y tiendas abarrotadas de gente que está buscando lo mismo que uno lo que nos hace tener que esperar largas filas. Todo esto hace que la cantidad de tiempo que invertimos en ello nos aleje del objetivo inicial de las navidades.

Podrías aprovechar tus vacaciones o tus ratos libres para tomar un café con los primos que hace tanto tiempo que no ves, con tus padres con los que no coincides habitualmente por la rutina del día a día o con tus abuelitos que cada año se hacen más mayores y a los que, por desgracia, se les va apagando la luz. Pero seguimos eligiendo inconscientemente no apostar por una navidad minimalista.

El gasto energético en este tipo de acciones es demasiado evidente. Te invito a que pases una tarde entera en un centro comercial, probándote montañas de ropa que está toda tirada por la tienda, rodeado de gente frenética que no encuentra su conjunto adecuado, recibiendo ruido y luz artificial de los centros comerciales y esperando esas filas interminables donde, cuando te toca pagar, te reciben con cara de cu…. porque los pobres dependientes ya no dan más, y con razón.

Después de esto ya no ye quedan ni ganas de ir a compartir con los tuyos el resto de noche. El estrés, la ansiedad y el desgaste energético que implica llevar a cabo ese ritual, hace que estés en tu peor versión para dedicarle un buen momento a los tuyos.

3.- Atentar contra tu salud en apenas dos semanas

 

Otro de los grandes problemas es cómo atentamos contra nuestra salud física y mental en estos días.

Hemos estado hablando de cómo la falta de energía es inherente cuando no llevamos a cabo una navidad minimalista y esta falta de energía repercute directamente en nuestra salud.

Cuando existe estrés, nerviosismo y ansiedad, nuestro sistema inmune se ve afectado y disminuye. Ante esto, cualquier agente externo como el frío, un pequeño virus o simplemente un cambio en la alimentación o de rutina, desencadena una enfermedad como una gripe, por ejemplo.

Pero además, si nos centramos de nuevo en lo que comemos en estas fechas, esto no tiene precio.

¿Te has parado a pensar en la cantidad industrial de comida que comes en cada cena o comida en navidades?

Si observas los diferentes tipos de alimentos y la cantidad de alcohol que consumes en cada una de estas cenas y comidas realmente de darás cuenta de que es una locura.

Problemas de salud asociados a los excesos navideños

 

Al principio de este artículo te hemos compartido algunos datos muy interesantes de cómo los hospitales aumentan los ingresos en navidad en u 25% consecuencia de los excesos que en ella se hacen.

Comer demasiada cantidad de alimentos o mezclar muchos tipos de estos genera problemas digestivos tales como diarreas, reflujo, flatulencias, insomnio, gastritis, etc.

Excederte con el alcohol y mezclar diferentes bebidas, hará que termines borracho, con un corte de digestión, deshidratado, con resaca al día siguiente o si te lo has pasado muy bien, incluso con un cuadro de fiebre.

El estrés y el nerviosismo de los preparativos puede provocarte ansiedad y ataques de pánico, a la vez que insomnio, falta de energía, dolores de cabeza y tensión muscular que terminará en una contractura.

¿Crees que estos problemas te acercan o te alejan del objetivo inicial de la navidad?

No creo que nadie con estos síntomas pueda disfrutar mucho de su entorno y estar pleno para uno mismo y para los demás. Por tanto, o aplicas una navidad minimalista que acabe con todo esto o seguirás replicando los patrones automáticos e inconscientes que la mayoría llevan a acabo y que te alejan de disfrutar de estas fechas. Además seguirás descuidando tu cuerpo, tu mente y tu autoestima, porque atentar contra uno mismo es sinónimo de falta de amor propio.

Beneficios de una navidad minimalista

 

Son muchos los beneficios que tiene llevar a cabo una navidad minimalista. A continuación vamos a compararte unos pocos de los muchos que puede aportarte:

Ganar tiempo para poder disfrutarlo con tus seres queridos, ya que a muchos de ellos no los ves durante todo el año. También podrás disfrutar de ti mismo porque no siempre tienes un hueco para ti durante el año, un hueco para estar tranquilo, en soledad y consentirte como te mereces.

Ahorrar energía física y mental en la preparación del menú, en la elección de tu vestuario y en la logística de los eventos sociales de estas fechas.

Evitar el estrés, la ansiedad y las preocupaciones que genera el querer que todo salga perfecto y que todo se lleve al máximo exponente para querer complacer a los demás, lo que termina, precísamente, alejándote de ello.

Mejorar tus digestiones y problemas de salud derivados de ello. Ya que si te nutres de manera correcta y con consciencia, cada día estarás pleno para compartir con los tuyos, dar lo mejor de ti y verte reluciente ante ti mismo.

Mantener un equilibrio emocional haciendo que afloren emociones y pensamientos positivos propios del amor, la empatía, la ayuda, la escucha a los demás, y no de frustración, complejo, envidia, apatía, etc.

Eliminar resacas e intoxicaciones etílicas por las que pierdes un día entero (el siguiente al evento o la fiesta) tratando de recuperarte y de sobrevivir a ese tsunami de la noche anterior. En lugar de aprovechar ese día para hacer aquellas cosas que no puedes hacer en tu día a día por trabajo o por no tener a estos familiares y amigos cerca, lo tiras por la borda.

Contribuir a la sostenibilidad del planeta disminuyendo el consumo desproporcionado de alimentos, ropa, adornos, etc.

Claves y soluciones para una navidad minimalista

 

Prepara un banquete minimalista

 

Elige pocos platos y pocos ingredientes en cada uno para tus cenas y tus comidas. No es necesario agasajar a los tuyos con mil opciones cada noche, ya que eso no significa que les quieras más. Prepara platos sencillos y ricos poniendo, por ejemplo, un primero y un segundo.

Gracias a un banquete minimalista ahorrarás tiempo en la preparación de este y es tiempo que lo podrás utilizar para invertirlo en otras cosas.

Además, la simpleza de los platos y el uso de pocos ingredientes acabarán con los problemas digestivos que no hacerlo implica.

Comparte la preparación de la comida

 

Si nuestro objetivo es ahorrar tiempo, librarnos del estrés que implica cocinar para 20 personas y compartir con nuestros seres queridos, te invitamos a que pruebes esto. Que cada uno de los asistentes lleve algo de comida preparada por el. De esta forma todo será más rápido y sencillo y podrán charlar durante horas antes de la comida.

Para no caer en el problema anterior del exceso de alimentos si es que sois muchos los que os juntáis, podéis poneros de acuerdo y repetir platos, es decir, que varias personas cocinen lo mismo. Así no os juntaréis con millones de platos diferentes que os hagan pasar una mala noche tratando de digerir los miles de alimentos diferentes de la cena.

Esto te da la ventaja de tener que preparar menos cantidad, por lo que sigues ahorrando, tiempo, dinero y energía y disfrutar de los diferentes sazones de cada uno. Un mismo plato preparado por dos personas diferentes sabe siempre distinto, así que todavía mejor.

Si encima de todo esto, se da la oportunidad de compartir el momento de cocinar con tu entorno, mejor que mejor. Te puedo garantizar que la cocina une mucho y durante la preparación de la comida surgen conversaciones muy interesantes y profundas que quizá nunca antes hayas tenido con tus seres queridos.

Además, ¿qué mejor amor hacia tus hijos, tu pareja, tus padres o tus amigos que compartiendo con ellos estos momentos?

 

Apuesta por alimentos naturales y vegetales para una navidad minimalista

 

Eliminar alimentos procesados implica reducir el consumo de plásticos y envases aportando un granito de arena a la sostenibilidad del planeta.

Optar por alimentos vegetales también lo hace, ya que es sabido que la industria ganadera y de las granjas de animales son uno de los factores contaminantes medioambientales más grandes de la actualidad.

Además, combinar alimentos naturales y vegetales hará que tu nivel de energía se vea potenciado enormemente. Cuando comemos alimentos de origen animal las digestiones son muy largas y pesadas y esto te roba toda la energía que necesitas para afrontar tantos días de eventos sociales y en familia.

Si encima combinas diferentes productos de origen animal en una sola comida esto se ve aumentado muchísimo. Después de cada comida necesitarás más dos horas de tu tiempo para digerirla y poder estar activo de nuevo.

Una alimentación basada en plantas es una solución en esta navidad minimalista que puedes experimentar si quieres obtener todos estos beneficios y más.

Además ya no tienes excusas porque en este artículo de aquí abajo encontrarás 43 recetas vegetarianas y veganas para que no te quedes en blanco sin saber qué preparar.

Pincha aquí para ir al artículo

Evita el alcohol y/o su exceso

 

Parece que si no hay alcohol la fiesta no es igual. Pero dime…

¿a quién le apetece ver a sus familiares y amigos borrachos y dando pena?

Piensa en qué tipo de conversación y qué tiempo puedes llegar a compartir con ellos cuando, con suerte, te mantienes en pie.

Sube un nivel en tu estado de conciencia y plántale cara a los estereotipos responsabilizándote de tu vida y no escapando de ella utilizando las fiestas y el alcohol como modo de evasión. Al final de estas tus problemas serán los mismo que cuando empezaron, sumados a los de tu salud, que te has provocado en estas semanas.

Prepara diferentes bebidas naturales, con diferentes sabores como una refrescante limonada, naranjada, ricos batidos de frutas como postre o brinda con una copa de vino si lo consideras. No te bajes una botella cada noche porque te va a pasar factura.

 

Recicla tu vestuario y apuesta por lo simple y elegante para una navidad minimalista

 

No pierdas tu tiempo, tu dinero y tu energía eligiendo y comprando la ropa que solo te vas a poner una vez.

Son muchos los eventos que tienes durante las navidades y vas a necesitar demasiados si no aplicas una navidad minimalista. Créeme que la solución es muy simple. Reutiliza ropa que ya tengas en tu armario siendo original. Puedes ver en internet cuáles son las tendencia de este año para ir a la moda. Sé creativo reutilizando tu ropa y sorpréndete a ti y a los tuyos con tu nuevo look.

Además, esto hará que estés más cómodo. No creo que nadie con unos zapatos nuevos disfrute bailando toda una noche. No he visto a nadie disfrutar de una comida con una pajarita que le estrangula o con un vestido de princesa que le haga estar encorsetado como si de una armadura se tratase.

Utiliza colores neutros y ropa polivalente. Si en navidad apareces con un vestido rosa o con un traje amarillo, serás el centro de atención de tu entorno y no podrás aparecer de nuevo con él, por al menos en 4 o 5 años, porque siempre serás la del vestido rosa o el del traje amarillo. Sin embargo, un pantalón o un vestido negro o gris, pasará desapercibido y te hará encajar en cualquier contexto. Podrás repetir el outfit cambiando solo algunos detalles de tu vestuario o algunos complementos. Además son colores muy fáciles de combinar con todo y eso te evitará quebraderos de cabeza y perder el tiempo.

Sentirse cómodo, elegante y espléndido no te lo da tu ropa, sino tu autenticidad, tu personalidad, tu carisma, tu amor, tu bondad, tu inteligencia, es decir, tu ESENCIA.

Conclusión de una navidad minimalista

 

Cuando llevas a cabo una navidad minimalista teniendo en cuenta lo que hemos ido comentando anteriormente, éstas se vuelven más placenteras. Vas a disfrutar mucho más que en cualquiera de las navidades anteriores.

¿Quién no quiere más tiempo, más energía y más dinero para estas fechas? Pues el ser minimalista y práctico te da eso y mucho más.

Ahórrate disgustos, nervios y estrés con los preparativos. Acaba con las indigestiones, las resacas y las gripes tan comunes en estas fechas, porque la culpa no es de la navidad, sino tuya ya que no te responsabilizas de su salud y atentas contra ella.

¿Quieres pasar más tiempo con tus seres queridos y saber realmente cómo se encuentran teniendo largas charlas en la mesa?

Pues basta con que quieras experimentar una navidad diferente, donde la simpleza y lo esencial sean las protagonistas. Libérate de todos los estereotipos y patrones de acción automáticos que te alejan tanto de tu esencia y de los tuyos.

Ir a la clase de cómo ahorrar tiempo y energía en la preparación y en la logística de tu navidad minimalista.

 

Recordarte también que el 14 de enero empezamos un nuevo reto para aprender a minimalizar tu salud y poder experimentar esos cambios desde la primera semana. Si no tuviste la oportunidad de participar en el reto anterior te invitamos a que lo hagas en esta ocasión. Es totalmente gratis y si no te quieres quedar de nuevo fuera solo tienes que pinchar en el botón y registrarte para participar.

 

Quiero participar en el reto

 

 

P.D: Disfruta de una navidad minimalista aplicando las claves que te hemos compartido. Cuéntanos cuál vas ser tu menú y cómo lo vas a gestionar, así como con tu vestuario.

 

Carlos Martín-Mora

Hola Minimalista, soy Carlos. Nací en Madrid, pero me siento ciudadano del mundo porque me apasiona viajar y formar parte de la cultura del lugar donde voy. Viví en Miami con todos los lujos, pero la libertad para mí no tiene precio, así que rompí mi zona de confort y me fui a perseguir mi propósito y mis sueños. 😉