fbpx

¿Es tu respiración consciente? O simplemente sobrevives

 

Cuando hablamos del término respirar, probablemente te resulte familiar, como un acto involuntario necesario para sobrevivir. Pero si hablamos de respiración consciente, aquí quizá te cueste más identificarte.

En este artículo vamos a contarte de manera muy minimalista:

  • lo importante que es hacer una respiración consciente,
  • los beneficios que ésta te proporciona,
  • una forma muy sencilla para llevarla a cabo
  • y los momentos recomendables para practicarla.
  • Además si te quedas hasta el final te vamos a dar un regalito para que puedas empezar a practicarla desde hoy mismo.

Así que, si no te quieres perder esta estrategia minimalista que te puede cambiar el día, quédate con nosotros porque no te robaremos mucho tiempo.

 

La importancia de hacer una respiración consciente

 

Algo tan simple como el mero hecho de respirar puede marcar la diferencia en tus días. La respiración consciente va a más allá de nutrir tu organismo de oxígeno, sino de hacerte consciente del momento presente. En la actualidad la gran problemática de las personas es que no vivimos en el presente sino que lo hacemos en el pasado o en el futuro.

 

El pasado = depresión

 

Aquellas personas que viven en el pasado, no logran avanzar en su vida, se quedan estancados y arrastran los problemas por el resto de sus días. Esto les impide progresar y conseguir nuevos objetivos y metas en la vida. Estas personas siempre mantienen una estrecha relación con la depresión y, el no soltar aquellas cosas del pasado, hace que no haya más espacio para las nuevas y mejores cosas que están por venir. Imagínate un armario lleno de ropa a reventar. Aunque compraras ropa nueva, de mejor calidad y más bonita no podrías meterla en tu armario porque no hay más espacio. Pues lo mismo sucede en la vida con tus cosas. Si mantienes la mente siempre llena de cosas del pasado nada nuevo ni mejor puede venir.

 

El futuro = ansiedad

 

Las personas que por el contrario constantemente están pensando en el futuro, en el qué va a suceder, mantienen esa estrecha relación con la ansiedad. Se estresan antes de que las cosas sucedan, y muchas veces, en vano, puesto que dichas cosas ni tan siquiera se dan. Derrochan excesiva energía con problemáticas inexistentes con el doble peligro que esto conlleva. Por un lado hacen que se desgasten y que su salud se vea perjudicada consecuencia del estrés que les genera pensar en lo malo que puede ocurrir. Por otro, hacen que estas cosas malas sucedan. Cuanto más energía y foco le pongas a algo, más fácil es que ocurra. Por eso un asesino logra matar, porque su único objetivo es ese y todo lo que hace, piensa y dice va encaminado hacia lo mismo. Así que, mucho cuidado con lo que decimos y decretamos porque el que se cumpla puede estar a la vuelta de la esquina.

 

Respiración consciente = presente

 

Ahora que ya sabes cuál es la principal problemática del presente, vas a ponerle remedio, y la solución es muy minimalista. Trabajar la respiración de una manera consciente, hará que puedas ponerle un freno la vida caótica que se vive hoy en día, generar perspectiva y volver al momento presente.

Cada día realizas cientos de acciones en piloto automático, sin tan siquiera prestarle atención. Algún ejemplo sería: cuando te lavas los dientes mientras haces otra cosa, cuando conduces hasta el trabajo sin tan siquiera darte cuenta de en qué momento paso todo el trayecto o cuando desayunas viendo la tele o las redes sociales. Esto que puede parecer insignificante no lo es, porque así se nos pasan los días, las semanas, los meses, los años y LA VIDA.

Estar en el presente hace que la perspectiva de las pequeñas acciones cambie notablemente y con ello los efectos positivos en tu salud que eso genera. Sé que estarás pensando: “¿Y qué tendrá que ver estar presente con mi salud?”

¡Pues allá vamos!

 

Beneficios de la consciencia en la salud

 

Cuando hablamos de estar presentes hablamos de ser consciente de lo que haces en cada momento. Vamos a utilizar un ejemplo para que veas que la consciencia está estrechamente ligada con el bienestar y por ende con la salud.

Ejemplo

Si estás tomando un rico café mientras ves las noticias cargadas de violencia, desigualdad y catástrofes, muy probablemente estés más pendiente de lo que sucede en ellas que del momento presente y la acción que estás llevando a cabo. Si por el contrario apagas la televisión y el mismo tiempo que le dedicas a beberte ese café lo haces sentado en un espacio confortable, en un ambiente agradable y con una música relajante, lo que produce ese momento, ese entorno, ese aroma y ese sabor del café en tu cerebro y tu cuerpo, es completamente distinto.

Ya sabemos que los estímulos que le demos a nuestro cerebro y cómo manejemos las emociones y los pensamientos, hace que incluso cambie la química en nuestro cuerpo. Por eso emociones de irá, miedo y tristeza van a perjudicarte.  Por otro lado, emociones y estados de felicidad, placer y tranquilidad harán que dicha química cambie y te genere bienestar.  Lo mismo ocurre con la segregación de endorfinas en tu cuerpo cuando se practica ejercicio, por ejemplo.

Por ello, ser consciente y estar en el momento presente a cada instante puede hacer que tu día se tuerza, si lo ignoras, o que éste sea el mejor día de tu vida si prestas atención a los pequeños detalles y placeres de la vida. Éstos, constantemente pasan delante de tus ojos sin que tan siquiera te des cuenta.

Ahora que ya lo sabes, la decisión está en ti.

 

Beneficios de la respiración consciente

 

La respiración consciente te va a aportar numerosos beneficios a tu salud. Al igual que lo hace ser consciente y estar presente en cada momento, como hemos visto anteriormente.

Pero aún mas si cabe, la respiración consciente va a beneficios específicos que tienen que ver con el propio acto de respirar. Algunos de ellos son:

 

Aumenta tu capacidad pulmonar y fortalece tu musculatura respiratoria

 

  • Aumenta la capacidad pulmonar y fortalece la musculatura respiratoria de forma que tendrás más capacidad ante cualquier esfuerzo que demande un trabajo mayor a tu sistema respiratorio. Algunos ejemplos son subir escaleras, cargar las bolsas de la compra, practicar algún deporte, darte una carrera hacia el autobús, etc.  A la vez, mejorará los problemas asociados con dicho sistema respiratorio.

 

Te tranquiliza y genera paz mental liberando el estrés y la ansiedad

 

  • Provoca tranquilidad y paz mental liberando el estrés y la ansiedad. Realizar una respiración consciente lenta y prolongada hará que liberes la tensión acumulada y que el nerviosismo y la aceleración, a la que el estilo de vida actual que llevamos nos somete, disminuya o desaparezca.

 

Eleva tu energía vital

 

  • Eleva la energía vital. Respirar de manera consciente y controlada hace que tu organismo y tus células estén bien nutridas, en cuanto a los niveles de oxígeno se refiere. De esta forma beneficia los procesos fisiológicos de tu cuerpo haciendo que éste eleve su energía y funcione mejor.

 

Controla tus emociones y hace que tomes decisiones más acertadas

 

  • Cuando practicas una respiración consciente en tu día a día, te resultará más sencillo controlar tus emociones y tomar decisiones más acertadas. Si estás saturado mentalmente, la mejor medicina es oxigenar tu cerebro y darle un descanso a la mente. Cuando realizas una respiración consciente haces que tu mente pare, aunque sea por unos microsegundos, y éstos, repetidos en el tiempo junto con un aporte extra de oxígeno en tu cerebro, generan ese espacio necesario para poder tomar decisiones más conscientes e intuitivas.  Esto se traduce en decisiones más certeras que cuando te encuentras colapsado.

 

Te ayuda a dormir y descansar mejor

 

  • Te ayudará a dormir y descansar mejor. Cuando nuestra mente está 24/7 trabajando, es imposible conciliar un sueño reparador. Bien sea porque seguimos aferrados al pasado o ansiosos por lo venidero en el futuro, en cualquiera de los dos casos hace que la mente esté excitada y no nos deje dormir bien. Esto provoca que nuestra energía vital esté por el suelo haciendo que parezcamos zombies en nuestros días. Sin embargo cuando aplicas una respiración consciente la mente se calma, por lo tanto, también lo hace el sistema nervioso con los beneficios que esto implica para la salud.

 

Estos son algunos de los beneficios que te aporta el incorporar una respiración consciente como parte de tu día a día.

El ser humano respiramos una media de 20 veces por minuto. Los maestros yoguis dicen que si lográramos calmar nuestra respiración y bajara a 10 respiraciones por minuto, la gran mayoría de las enfermedades desaparecerían. Y cuánta razón tienen porque el principal problema de la actualidad es la aceleración con la que vivimos. La respiración agitada y corta, en lugar de profunda y prolongada, es el reflejo tangible de ello. Si tenemos en cuenta que las principales enfermedades actuales están ligadas con la parte mental y emocional, tales como estrés, ansiedad, gula, depresión, insomnio, etc, etc., el mero hecho de incorporar la respiración consciente en nuestra vida nos la puede cambiar.

 

¿Cómo llevar a cabo una respiración consciente?

 

Cuando hablamos de practicar una respiración de manera consciente basta con que, de manera premeditada, busques un momento determinado en el día para llevarla a cabo. Poco a poco podrás realizarla mientras haces diferentes tareas.

A pesar de que puedas incorporarla en tus rutinas diarias, es recomendable sacar un hueco y crear un espacio para llevarla a cabo. Esto será tu anclaje mental con el cual, estarás predisponiendo a tu cerebro y tu mente a un cambio de energía y de actitud. Ese momento del día que te dediques será el detonante tangible para sacar lo mejor de ti.

 

Pranayama

 

Una vez hayas creado el espacio físico te preguntarás: “¿Y ahora qué hago?” Pues una forma muy simple es realizar un Pranayama. El Pranayama consiste en una respiración que va alternando la entrada y salida del aire por cada orificio nasal. Por ejemplo, inhalas por el orificio izquierdo tapando el derecho, y ahora tapas el izquierdo, destapas el derecho y exhalas por este. De nuevo vuelves a inhalar por el derecho tapando el izquierdo,  tapas el derecho y exhalas por el izquierdo.

Esto que parece un trabalenguas es muy simple. Visualiza como el aire circula por una herradura o una “U” invertida y sigue el flujo del aire. Este va de izquierda a derecha y regresa de izquierda a derecha alternando los orificios nasales. Con eso lograremos los beneficios que anteriormente te hemos expuesto.

El Pranayama se trata de una respiración consciente que ayuda a estar en el momento presente. Esto hace que oxigenes el cuerpo y el cerebro para liberar estrés, ansiedad, liberar la mente, pensar con claridad, elevar la energía vital, hacer que nuestro sueño sea más reparador, etc. etc.

Existen diferentes formas de colocar la mano para llevara a cabo el Pranayama, sin embargo, que esto no te estrese más de la cuenta. Al final de este post tenemos un regalito que aclarará esta duda, pero cualquier posición de la mano que te permita tapar y destapar cada orificio de manera alternativa, para coger y soltar el aire es válida.

 

¿En qué momento del día realizo mi respiración consciente?

 

Esta suele ser la gran excusa para procrasticar cualquier tipo de acción que vaya en pro de nuestra salud: EL TIEMPO. Nadie tiene tiempo hoy en día. Sin embargo, todos tenemos las mismas 24 horas. Simplemente es una cuestión de organización y prioridades. Cuando la salud es algo innegociable en tu vida, la falta de tiempo deja de ser una excusa.

Sabemos que vives a mil por hora, pero esto solo te llevará 3 minutos. 3 minutos es suficiente en tu día para empezar a crear este hábito tan simple y minimalista que te puede salvar la vida. Si no eres capaz de sacar 3 minutos al día para ti, ahí si te invito a que te replantees que estás haciendo con tu vida. Algo de la fórmula está mal, y recuerda que la fórmula siempre se puede cambiar.

Dicho esto cualquier momento del día es idóneo. Sí, he dicho bien, cualquier momento del día.

  • Si aplicas tu respiración consciente nada más despertar, ésta hará que tu energía vital se eleve y tu día comience con las pilas recargadas.
  • Realizar tu respiración consciente en mitad de tu día, cuando te sientas saturado, cansado y/o enfadado, ésta despejará tu mente oxigenando tu cerebro y a partir de ese momento podrás tomar mejores decisiones y poner más foco en aquello que estabas haciendo.
  • Sin embargo, si aplicas tu respiración consciente antes de irte a dormir, ésta te ayudará a relajarte, descansar mejor y por tanto que tu sueño sea más reparador y eficiente.

 

Nuestro regalo

 

Como lo prometido es deuda aquí te traemos el regalo del que te hemos hablado. Se trata de un Pranayama de 3 minutos para que empieces a practicarlo desde hoy mismo.

No queremos que el tiempo o la falta de recursos sea otra excusa más en tu vida para priorizar tu salud. Así que desde hoy mismo puedes experimentar con la respiración consciente.

Recuerda que para generara un nuevo patrón neuronal en tu cerebro y que el hábito tenga más probabilidad de consolidarse, debes mantener dicha acción un mínimo de 66 días. Por tanto, empieza cuanto antes y verás como desde casi el primer día empezarás a sentirte mucho mejor.

Pincha AQUÍ para disfrutar de tu regalo.

Si quieres saber alguna estrategia minimalista más para potenciar tu salud ves a nuestro artículo:

https://www.saludminimalista.com/beneficios-del-minimalismo-en-la-salud/

 

P.D: practica esta respiración consciente y cuéntanos en los comentarios como te ha ido. ¡A seguir minimalizando!

 

Carlos Martín-Mora

Hola Minimalista, soy Carlos. Nací en Madrid, pero me siento ciudadano del mundo porque me apasiona viajar y formar parte de la cultura del lugar donde voy. Viví en Miami con todos los lujos, pero la libertad para mí no tiene precio, así que rompí mi zona de confort y me fui a perseguir mi propósito y mis sueños. 😉